¿Cómo puede surgir una innovación o idea?

Comparte por favor

TwitterFacebookWhatsApp

La innovación podemos definirla de muchos modos y cada persona la vera incluso diferente a otras.

Yo voy a ser sencillo y no entrare en debates por creo que la diversidad está en que cada uno interprete a su manera, creo que hará que surjan nuevos conceptos.

Me quedo con la parte simple y lo veo como  una evolución de lo existente o una inventiva. Una creación, o una mejora de un producto o un servicio.

A veces surge de la propia invención, ya sea espontánea o bien poniendo foco en lo que se quiere mejorar.

La innovación va ligada estrechamente a la creatividad aun que en algunos sectores se piense lo contrario, coexisten en un tándem y en armonía una de la otra.

Para inventar o innovar necesitas grandes dosis de creatividad, sino no surge.

La innovación o invención también puede surgir de una necesidad que tenemos como seres humanos por avanzar.

¿Y cómo podemos ayudar a que surja una idea?

Esta pregunta no tiene una respuesta del todo clara, pero yo daré en la que creo y que a mí me funciona.

Ponle foco. Vale, dicho así parece fácil.

El caso es que nuestro cerebro recibe al día miles de impactos visuales y automáticamente hace una criba, sin la cual no podríamos centrarnos en algo en concreto.

Sin embargo hay otra parte de nuestro cerebro que si se enfoca y que en todo momento está alerta y a la búsqueda de eso en concreto, aquello que queremos, deseamos o necesitamos  en el momento.

Lo explico de forma sencilla, y quizás hayas escuchado esta explicación en algún momento.

Si eres hombre y te acabas de comprar ese coche que tanto te gusta, ¿que ves por la calle? ¿A caso se ha puesto de moda el modelo que te compraste? Y si eres mujer, ¿y te compraste el vestido que andabas buscando? O estas embarazada ¿se han puesto muchas mujeres de acuerdo en quedarse embarazadas?

Esto es debido a esa parte de tu cerebro que automáticamente busca y se enfoca en lo que quieres.

Usa esto a tu favor para encontrar nuevas ideas, hazte a menudo las preguntas adecuadas, quizás en el momento no des con la respuesta pero seguro que esa parte de tu cerebro él solito dará con ella.

Eso sí, es importante que te enfoques en la resolución de la idea o de la innovación que quieres poner en marcha.

Para esta cuestión y  si queréis entender esto en profundidad os recomiendo un libro. El autor es el doctor Mario Alonso Puig, y uno de sus títulos, Reinventarse.  

Os contare mi experiencia con un producto y como de la necesidad surge ese producto innovador.

El Aplicador de seda dental con capsulas desechables.

A lo largo de mi vida he tenido muchas dificultades con mi dentadura debido a la mala posición en que crecieron los dientes. Generando diferentes problemas.

Esto marco el camino a cuidarme muchísimo y que me genero ciertos hábitos de higiéne buco dental  muy saludables pero que requiere constante atención.

A lo largo de los años, han ido surgiendo diferentes productos en el mercado que fui probando.

El problema llegaba cuando tenía que aplicar la seda dental, esta siempre me ha gustado porque  cuando termino de pasármela entre los dientes me da una buena sensación de limpieza interdental.

¿Pero cuál era mi problema?

Debido a la posición de mis dientes, estos estrecharon el interior de mi boca dejando espacios reducidos.

Por este motivo había algunas zonas donde  llegaba con la seda dental con bastante dificultad.

Fui probando un producto tras otro, pero el mercado no me solucionaba lo que yo necesitaba.

Un día decidí que tenía que hacer algo al respecto.

Debo decir que desde muy pequeño siempre me ha atraído la parte inventiva, creadora, innovar, montar y desmontar. Esa parte creativa siempre estuvo presente.

Me dispuse a construirme un Aplicador de seda a mi medida. Hice varios aplicadores, que fue evolucionando desde el principio, probando y solucionando los fallos que iban surgiendo.

No todo estaba claro desde el principio.

Primero surge la idea y a medida que se va probando surgen problemas que a veces se solucionan y otras no, lo que te obliga a ser disruptivo, la idea se transforma.

En muchos casos desde que la idea surge en la cabeza, esa imagen inicial va desapareciendo parcialmente y muta, evoluciona.

Puede que queden partes inmutables pero por lo general a veces no se parece el producto final del producto imaginado.

Lo que si estaba claro en mi cabeza era que tenía que ser funcional y sencillo.

Finalmente y después de mucho esfuerzo surge un Aplicador de seda dental con cápsulas desechables.

Cuando se produce la  prueba de la parte final, todo me indica que ha surgido un producto innovador hasta el momento que yo haya conocido, y además algo muy importante, su total funcionalidad, la cual soluciona un vacio que en mi caso demandaba.

Es la historia resumida de cómo surge un dispositivo y como de la idea surge la innovación.

Lo cierto es que en este caso no me fijé en ningún producto para decidir  innovarlo o mejorarlo.

En este caso mi pensamiento se enfocó en construir algo desde cero y partiendo de la imaginación. Lo cual, la innovación de este producto surge de la necesidad que el mercado no me cubría.

Soy defensor de que todas las ideas que surjan no debes dejarlas en el cajón, porque  sucede que a veces por miedo a que te quiten la idea, no se cuenta y eso es un error.

Piensa que las ideas no tienen ningún valor hasta que no se ejecutan. Seguramente tu idea la tienen muchas personas pero será de aquel que la ejecute o al menos el que lo intente hasta ver su viabilidad.

También se da el caso de que la idea o innovación por no contarla, de pronto, la ves pasar por delante de tus ojos un día porque otra persona decidió ponerla en marcha, ¿y cómo se te queda el cuerpo después de esto?

La experiencia indica que una idea por descabellada que en un principio te parezca, al menos dale la oportunidad de plasmarla en un boceto, desgránala e imaginar su viabilidad aunque sea un instante.

Esta forma de verlo quizás te ayude a seguir adelante con ella.

En estos momentos creo que estamos en la era de la innovación y creación de nuevos sistemas y paradigmas.

Un nuevo pensamiento lateral que la humanidad debe poner en marcha colectivamente.

Comparte por favor

TwitterFacebookWhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

* (obligatorio)

Derechos: Tienes derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Envíame un e-mail a aplicadorseda@gmail.com